viernes, 28 de julio de 2017

"Con agua y mierda no hay cosecha que se pierda" Jairo Restrepo

 

El humus de lombriz y el estiércol de otros animales. Tipos y usos 

 Jairo Restrepo es un agrónomo muy peculiar, que se le conoce internacionalmente  como “el agrónomo de mierda”. Su organización se llama La Mierda de Vaca, desde donde dicta curso de “agricultura regenerativa”. Jairo es el autor de frases como:“Con agua y mierda no hay cosecha que se pierda” y  la consigna de que la vida es ‘una eterna reciclada de una cagada’ como motivación permanente.

La lombricultura es una muestra clara de lo acertado de esas frases. El humus es el estiércol de la lombriz y es considerado el mejor fertilizante orgánico conocido. Pero los otros tipos de estiércol son tambien valiosos para la agricultura en particular y para las plantas en general. 

El estiércol de los animales ha sido usado desde hace miles de años como fertilizante. Con la producción de los fertilizantes químicos (revolución Verde), esa práctica se fue abandonando y quedando casi en el olvido. Se consideraba una práctica atrasada. Posteriormente se fue develando las consecuencias negativas para la salud y el ambiente  del uso de  esos productos químicos usados en la agricultura llamada “moderna”. 

Es así como se vuelve la mirada al estiércol, el más usado el de lombriz. Pero como veremos los producidos por otros animales son muy útiles, pero debe saberse la forma de usarlos.  

En la lombricultura urbana se usa muy poco estiércol para alimentar a las lombrices, ya que no está disponible fácilmente en las ciudades. Pero en el caso de que puedan adquirir o les regalen estiércol, es bueno que conozcamos sus diferencias y la mejor forma de usarlo. A las lombrices les encanta y permite producir un humus excelente. Pero si lo usamos incorrectamente, podemos afectar gravemente nuestro lombricario. 

 Es por esto que hemos preparado estas breves notas que pudieran ser de utilidad

¿Todos los estiércoles son iguales?  No, se diferencian por su condición y origen. 

 Por su condición, se diferencian entre fresco y curado

 A. Estiércol Fresco: se suele usar solo para desparasitar el suelo desde insectos, hongos hasta esporas. Este proceso se conoce como solarización y consiste en poner el estiércol que cubra toda la superficie del terreno, se cubre todo con un plástico y se deja varios meses de verano a pleno sol para que el calor del sol y la fermentación mate a las plagas.

B. Estiércol Curado: es el que suele estar expuesto al sol durante 1 o 2 meses y el resultado final es un estiércol que no huele y que ya no fermenta más por lo que se puede aplicar directamente a la tierra y las plantas sin preocuparnos de que queme a las plantas. En lombricultura solo debemos usar estiércol curado, ya que el fresco se va a calentar en el lombricario y va a literalmente “cocinar” nuestras lombrices, ya que alcanza altas temperaturas.

Por su origen, depende del animal que lo produce, a continuación vamos a ver cuáles son los estiércoles más recomendados y los más comunes:

A- Estiércol de Cabra u Oveja: Es el mejor estiércol que podemos aplicar pues debido a la cantidad de nutrientes y minerales que contiene, 300 kg equivalen a 1000 kg de estiércol vacuno. Además este estiércol suele ir acompañado de monte, que siempre vienen bien para airear la tierra. Otra ventaja es que este estiércol suele ser barato.  Normalmente contiene pelos lo que aporta más nitrógeno. En lombricultura solo  debemos usarlo ya curado.

B- Estiércol de Caballo: Es un estiércol bastante pobre en nutrientes por eso es mejor combinarlo con otro tipo de estiércol. Se debe dejar secándose al sol hasta que deje de fermentar y deje de oler. El estiércol de caballo muchos prefieren añadirlo a la Lombricultura y después añadir el humus resultante a la huerta. De esta manera los nutrientes estarán de una forma más disponible para las plantas y las lombrices habrán conseguido un buen alimento que las ayuda a reproducirse más rápidamente.

C- Estiércol de Vaca: Es uno de los más utilizados por la agricultura convencional ya que es más fácil de conseguir proveniente de vaquerías pese a que no aporta tantos nutrientes, se añade más cantidad que los anteriores descritos. Este estiércol se suele usar para calentar el suelo en los lugares más fríos y que las plantas no se resientan.

Normalmente no se espera a que se fermente sino que se aplica lejos de las plantas para no quemarlas. En lombricultura debemos usarlo curado.

D- Estiércol de Conejo: es un estiércol bastante ácido y fuerte por lo que es mejor en la agricultura  no aplicarlo hasta que esté varios meses expuesto al sol.  En la lombricultura es muy importante saber que este tipo de estiércol se puede colocar fresco, pero se requiere separar las deyecciones de la orina. El "guano de conejo" les gusta mucho a las lombrices,  pero no soportan el orine,porque tiene ph extremadamente alcalino
.Con pequeñas modificaciones en las jaulas (ladeandolas y colocando drenajes) se separa facilmente el orine. 

E-  Estiércol de Gallina (Gallinaza):es menos rico en nutrientes que los descritos anteriormente y es bastante ácido. Es rico en calcio por lo que no se debe aplicar mucha cantidad en suelos calcáreos y básicos.