domingo, 22 de diciembre de 2019

Las lombrices, una alternativa para reciclar la basura orgánica en abono

Las lombrices, una alternativa para reciclar la basura orgánica en abono  

Crece el interés por esta actividad, que se diversifica en abierto beneficio del medio ambiente y los agricultores


EL LICENCIADO EN ECOLOGÍA HORACIO P. DE BELÁUSTEGUI ENSEÑA EL ARTE DE LA LUMBRICULTURA HACE MÁS DE DOS DÉCADAS Y ASEGURA QUE SI LOS DESECHOS ORGÁNICOS SE RECICLAN EN LA CASA EVITAMOS LA CONTAMINACIÓN Y OBTENEMOS UN PODEROSO ABONO NATURAL


Menú del día: una buena cantidad de desperdicios de frutas y verduras, migajas de pasteles y pan, y una ración de estiércol de gallina o conejo, mezclada con hojas, césped recién cortado y restos de café. Miles de lombrices rojas “californianas” se arrastran dentro de cajones de verdura en el patio de la Fundación Biosfera, cerca del Hospital de Niños. Esperan deseosas el manjar que el ecólogo platense Horacio P. de Beláustegui preparó para alimentarlas. El banquete lleva ya un mes de maduración y quedó convertido en una composta que está lista para ser consumida. Las voraces lombrices, que llegan a ingerir por día hasta una cantidad de comida equivalente a su propio peso, lo devolverán a la tierra convertido en un poderoso abono natural, al que se conoce como “humus de lombriz” o “vermicompost”.

Hay muchas formas de hacer lumbricultura. El humus de lombriz que se produce ayuda a las plantas a crecer, a la vez que mejora la fertilidad del suelo. Gracias a esa cualidad de su incansable sistema digestivo, estos anélidos han reivindicado en las últimas décadas su rol en el equilibrio del planeta, desde que se redescubrió su potencial como procesadores naturales de basura orgánica. ¿Cómo lo hacen? Simplemente las lombrices ingieren todos los residuos y luego que pasan por su aparato digestivo, sus excreciones se convierten en un lombricompuesto que ofrece muchos beneficios a las plantas.

“Estimula el crecimiento, aporta nutrientes y hay ensayos que muestran que se obtienen mejores rendimientos en plantaciones de lechuga y tomate. Además, a diferencia de los fertilizantes químicos, contribuye a la protección del ambiente. Por centímetro cuadrado hay millones de colonias de bacterias y microorganismos que enriquecen el suelo con la biodiversidad”, dice de Beláustegui, mientras levanta un puñado de lombrices en plena faena.

Ese es hoy el principal potencial de la lumbricultura, una actividad que despierta un interés creciente, al ritmo que en el mundo aumenta la preocupación por el desarrollo sustentable y el medio ambiente. Es que no sólo constituye una sana alternativa para reciclar en el hogar basura orgánica, de naturaleza vegetal, sino que en algunos casos, hasta es posible generar ganancias con un emprendimiento de bajo costo.

En La Plata hay al menos dos empresas que se dedican a la producción y venta de humus de lombriz. Se comercializa por kilo y por volumen. En el mercado, y dependiendo del productor, una bolsa de unos 50 litros se consigue a un precio que varía entre 50 y 100 pesos. «Pero el costo de producción es mínimo», resaltan.

“Cuando uno quiere desarrollar la lumbricultura a través de una PyME, debe mensurar qué es lo que tiene (es decir los elementos básicos) y adónde apunta con la producción -explica de Beláustegui-. Una unidad productiva de dos metros de largo y un metro de ancho, por medio metro de alto, en nueve meses nos va a generar algo así como 600 kilos de lombricompuesto y habrá consumido aproximadamente una tonelada y media de materia orgánica”, sostiene de Beláustegui.

AMPLIA GAMA DE APLICACIONES

Son muchas más las personas que año tras año toman cursos y se involucran en una labor que ofrece un variado abanico de otras aplicaciones: se cultivan lombrices para venderlas como carnada de pesca, para alimentar a otros animales (por su alto valor proteico), para fabricar harinas y, en algunas casos, para el tratamiento de grandes concentraciones de desechos orgánicos, como las basuras procedentes de las ciudades.

“Hay muchas formas de hacer lumbricultura. Puede hacerse en un balde en la casa, a nivel doméstico, o en grandes extensiones, a nivel industrial”, explica Martín Nigoul, quien durante cuatro años practicó esta actividad en el Zoológico de La Plata para favorecer el crecimiento de la flora del parque.

“Nosotros juntábamos el estiércol a diario -recuerda Nigoul-. Usábamos el estiércol del elefante y de los dos rinocerontes que había en ese entonces. Teníamos «camas» de cuatro por tres metros, y ahí hacíamos la explotación, dividiendo el sector por la mitad. Cuando de un lado estaba listo (el proceso) se sacaban las lombrices y se ponían del otro”.

“Lo hacíamos de forma artesanal”, cuenta Nigoul. Es que aparte de las “camas” donde se realizaba la explotación, lo único que necesitaban “era una carretilla para el estiércol y una horquilla para mover el material”.

El lombricompuesto es muy apreciado por los agricultores debido, además, a que crea un hábitat desfavorable para los parásitos y las plagas. “También se usa para enriquecer terrenos que quedaron desnaturalizados por el abuso de fertilizantes químicos o decapitados por eliminación de horizontes fértiles”, explica de Beláustegui.

OPCION PARA EL HOGAR

Pero para el ecólogo platense lo más importante es que la lumbricultura permite reciclar buena parte de los desechos hogareños. “Con dos cajoncitos, en un patio muy pequeño, una persona puede hacerse cargo de la parte orgánica de los residuos de su casa, a la vez que genera un buen compost para sus propias plantas”, dice el experto, que desde 1994 dicta cursos de lumbricultura. “Con dos cajoncitos, en un patio muy pequeño, una persona puede hacerse cargo de la parte orgánica de los residuos de su casa, a la vez que genera un buen compost para sus propias plantas”

¿Qué hace falta para empezar? No mucho. Lo primero, claro, es capacitarse. Luego quedan unos pocos pasos. Conseguir las lombrices no representa un esfuerzo mayúsculo: pueden comprarse en puestos especializados o a través de Internet, donde unas 2000 lombrices californianas (su nombre científico es Eisenia foetida) se venden a 130 pesos. También comercializan kits ya preparados, que incluyen la caja lombricera, bolsas con humus en elaboración y muestras de vermicomst listo para utilizar, a modo de prueba. Todo eso por un valor que no supera los 200 pesos.

Una vez adquiridas se reproducen fácilmente y en ciertas condiciones cuadriplican su población cada tres meses. Además son más dóciles de lo que se imagina: mientras tengan comida y espacio, no se escapan. Se calcula que, en promedio, en 24 horas un kilo de este tipo de lombriz puede procesar mil gramos de basura orgánica, ya que expulsa entre el 50 y el 60 por ciento de lo que digiere convertido en abono natural.

EN CASA, PASO A PASO

“Esto se puede hacer en la casa de cualquiera. No se necesita una infraestructura gigante ni mucho menos”, insiste de Beláustegui, mientras muestra un folleto de la fundación de calle 16 entre 65 y 66, donde se detallan los pasos básicos de uno de los tantos métodos para hacer lumbricultura en el hogar.

Manos a la obra. «Esto empieza por separar en la casa residuos de naturaleza orgánica vegetal de lo que no es orgánico. Lo orgánico es todo lo que surge de la cocina, del césped, la poda, el mate, las cáscaras», explica. «Eso es lo que se va a compostar y se va a transformar en el alimento de las lombrices. En realidad, no es sólo eso, sino que formará todo un ecosistema integrado por bacterias y hongos que se recicla en el lombricompuesto, que son las heces de las lombrices».

Hay que elegir bien el recipiente para el lumbricario. Se puede armar en un cantero, en una caja o en un cajón. Especialistas explican que un error habitual que suelen cometer quienes se inician en la lumbricultura sin demasiados conocimientos, consiste en utilizar recipientes no aireados, que se degradan, no permiten extraer los jugos que genera el proceso, tienen olor y atraen insectos. Una opción es utilizar cajones de verduras, a los que se debe revestir con media sombra y luego cubrir con una capa de paja.

El siguiente paso consiste en colocar diariamente los residuos orgánicos. ¿Qué desperdicios se pueden compostar? La lista es larga e incluye la mayoría de los residuos de alimentos, aunque no se puede utilizar carne (ver infografía). Después, hay que tapar los desechos con una nueva capa de paja y finalmente poner encima otra media sombra, para impedir que las moscas pongan huevos.

En este punto, el de la fermentación, hay que armarse de un poco de paciencia: recién después de alrededor de un mes de actividad microbiológica, la materia orgánica se habrá transformado en una composta lista para alimentar a las lombrices. Como estos animales carecen de sistema masticatorio, sólo ingieren cosas blandas y frescas y por eso es necesario procesarles todo biológicamente.

Aquí es donde entran en acción las lombrices californianas. Su incansable tarea se desarrollará durante 8 meses, lapso en que su complejo sistema digestivo habrá contribuido a producir el abono orgánico que, tras una previa tamización, se puede usar para las plantas o para comercializar. Ojo, el humus obtenido se mezcla con la tierra; no se debería plantar directamente en él.

“Una vez que está terminado el proceso, las lombrices se van solas. Migran a los otros cajones porque van detrás del alimento y espacio. Tienen hábitos nocturnos; cuando llueve migran”, cuenta de Beláustegui.

Ya bien entrado el siglo XXI, en una época en que la desertificación avanza sobre el planeta y en la que el manejo de los desechos orgánicos se ha convertido en un problema urgente, las lombrices reivindican su papel y recuperan el rol que ya les habían asignado los antiguos griegos hace miles de años: el de ser «los intestinos de la tierra».

Temperatura
Las lombrices no soportan los extremos de temperatura. “Son animales resistentes dentro de algunos parámetros. Cuando hace frío no pueden vivir porque las bacterias no viven y más allá de los 42º se mueren. Entre los 15 y los 30º se pueden desarrollar muy bien”, explica Martín Nigoul

domingo, 6 de octubre de 2019

CARACTERÍSTICAS DE LAS LOMBRICES ROJAS EN POCAS PALABRAS

Lombrices Rojas


Las lombrices  rojas (Eisenia sp) son sanitizadoras naturales, no contraen ni transmiten enfermedades, dado que se alimentan de hongos, bacterias y protozoos, flora microbiana degradadora y generadora de enfermedades. Los desechos domiciliarios son transformados en  lombricompuesto comunmente llamado humus de lombriz, fertilizante Natural por excelencia. El humus es la feca o estiércol de la lombriz.
Las lombrices  se reproducen a su máxima capacidad entre los 14 y 27 °C; se reproducirán menos durante los meses más cálidos y fríos. Cuando la temperatura es inferior a 7 °C las lombrices no se reproducen pero siguen produciendo abono, aunque en menor cantidad de lo habitual.
Las lombrices adultas pesan de 0,24 hasta 1,4 gramos, comiendo una ración diaria que tiende a su propio peso; de ella, un 55% se traduce en abono, lo que hace muy interesante en su caso la lombricultura (incluso si consideramos la carne de lombriz producida a partir de desperdicios).
El humus proviene de la descomposición de la materia orgánica por organismos y microorganismos benéficos (hongos y bacterias). Se caracteriza por su color negruzco, este sirve como excelente fertilizante para praderas, huertas y árboles frutales.

Ciclo de Vida de la lombriz

Después de un periodo de incubación de 14 a 23 días la transición de premadurez a madurez ocurre cuando adquieren un peso de 0.240 gramos (2.5 a 3 cm). Estas nuevas lombrices alcanzarán su madurez sexual a los dos meses de edad y se reproducirán cada 7 días durante toda su vida (máxima 4,5 años en condiciones de laboratorio y mas de 1 año en el campo)

Principales Características de la lombriz roja sp 

  • Color rojo o amarilla con bandas. En lombriz roja trabajamos con dos especies. La eisenia foetida de color rojo y la eisenia anadrei (también llamada tigre) con tonos amarillo y donde se observan claramente los anillos. 
  • Respiración cutánea
  • Mide de 6 a 8 cm de largo, de 3 a 5 mm de diámetro, y pesa hasta aproximadamente 1,4 g
  • No soporta la luz solar: una lombriz expuesta a los rayos del sol muere en unos pocos minutos.
  • Vive aproximadamente unos 4,5 años, y puede llegar a producir, bajo ciertas condiciones, hasta 1.300 lombrices al año
  • En estado adulto la lombriz pesa aproximadamente 1 gramo, y come el equivalente a su peso diariamente.
  • La lombriz avanza excavando en el terreno a medida que come, depositando su excremento y convirtiendo ese terreno en uno mucho más fértil.

sábado, 5 de octubre de 2019

"Con agua y mierda no hay cosecha que se pierda" Jairo Restrepo

 

El humus de lombriz y el estiércol de otros animales. Tipos y usos 

 Jairo Restrepo es un agrónomo muy peculiar, que se le conoce internacionalmente  como “el agrónomo de mierda”. Su organización se llama La Mierda de Vaca, desde donde dicta curso de “agricultura regenerativa”. Jairo es el autor de frases como:“Con agua y mierda no hay cosecha que se pierda” y  la consigna de que la vida es ‘una eterna reciclada de una cagada’ como motivación permanente.

La lombricultura es una muestra clara de lo acertado de esas frases. El humus es el estiércol de la lombriz y es considerado el mejor fertilizante orgánico conocido. Pero los otros tipos de estiércol son tambien valiosos para la agricultura en particular y para las plantas en general. 

El estiércol de los animales ha sido usado desde hace miles de años como fertilizante. Con la producción de los fertilizantes químicos (revolución Verde), esa práctica se fue abandonando y quedando casi en el olvido. Se consideraba una práctica atrasada. Posteriormente se fue develando las consecuencias negativas para la salud y el ambiente  del uso de  esos productos químicos usados en la agricultura llamada “moderna”. 

Es así como se vuelve la mirada al estiércol, el más usado el de lombriz. Pero como veremos los producidos por otros animales son muy útiles, pero debe saberse la forma de usarlos.  

En la lombricultura urbana se usa muy poco estiércol para alimentar a las lombrices, ya que no está disponible fácilmente en las ciudades. Pero en el caso de que puedan adquirir o les regalen estiércol, es bueno que conozcamos sus diferencias y la mejor forma de usarlo. A las lombrices les encanta y permite producir un humus excelente. Pero si lo usamos incorrectamente, podemos afectar gravemente nuestro lombricario. 

 Es por esto que hemos preparado estas breves notas que pudieran ser de utilidad
¿Todos los estiércoles son iguales?  No, se diferencian por su condición y origen. 

 Por su condición, se diferencian entre fresco y curado

 A. Estiércol Fresco: se suele usar solo para desparasitar el suelo desde insectos, hongos hasta esporas. Este proceso se conoce como solarización y consiste en poner el estiércol que cubra toda la superficie del terreno, se cubre todo con un plástico y se deja varios meses de verano a pleno sol para que el calor del sol y la fermentación mate a las plagas.

B. Estiércol Curado: es el que suele estar expuesto al sol durante 1 o 2 meses y el resultado final es un estiércol que no huele y que ya no fermenta más por lo que se puede aplicar directamente a la tierra y las plantas sin preocuparnos de que queme a las plantas. En lombricultura solo debemos usar estiércol curado, ya que el fresco se va a calentar en el lombricario y va a literalmente “cocinar” nuestras lombrices, ya que alcanza altas temperaturas.

Por su origen, depende del animal que lo produce, a continuación vamos a ver cuáles son los estiércoles más recomendados y los más comunes:

A- Estiércol de Cabra u Oveja: Es el mejor estiércol que podemos aplicar pues debido a la cantidad de nutrientes y minerales que contiene, 300 kg equivalen a 1000 kg de estiércol vacuno. Además este estiércol suele ir acompañado de monte, que siempre vienen bien para airear la tierra. Otra ventaja es que este estiércol suele ser barato.  Normalmente contiene pelos lo que aporta más nitrógeno. En lombricultura solo  debemos usarlo ya curado.

B- Estiércol de Caballo: Es un estiércol bastante pobre en nutrientes por eso es mejor combinarlo con otro tipo de estiércol. Se debe dejar secándose al sol hasta que deje de fermentar y deje de oler. El estiércol de caballo muchos prefieren añadirlo a la Lombricultura y después añadir el humus resultante a la huerta. De esta manera los nutrientes estarán de una forma más disponible para las plantas y las lombrices habrán conseguido un buen alimento que las ayuda a reproducirse más rápidamente.

C- Estiércol de Vaca: Es uno de los más utilizados por la agricultura convencional ya que es más fácil de conseguir proveniente de vaquerías pese a que no aporta tantos nutrientes, se añade más cantidad que los anteriores descritos. Este estiércol se suele usar para calentar el suelo en los lugares más fríos y que las plantas no se resientan.

Normalmente no se espera a que se fermente sino que se aplica lejos de las plantas para no quemarlas. En lombricultura debemos usarlo curado.

D- Estiércol de Conejo: es un estiércol bastante ácido y fuerte por lo que es mejor en la agricultura  no aplicarlo hasta que esté varios meses expuesto al sol.  En la lombricultura es muy importante saber que este tipo de estiércol se puede colocar fresco, pero se requiere separar las deyecciones de la orina. El "guano de conejo" les gusta mucho a las lombrices,  pero no soportan el orine,porque tiene ph extremadamente alcalino
.Con pequeñas modificaciones en las jaulas (ladeandolas y colocando drenajes) se separa facilmente el orine. 

E-  Estiércol de Gallina (Gallinaza):es menos rico en nutrientes que los descritos anteriormente y es bastante ácido. Es rico en calcio por lo que no se debe aplicar mucha cantidad en suelos calcáreos y básicos.


jueves, 3 de octubre de 2019

El compostaje doméstico: Receta para reducir las emisiones de CO2

El compostaje doméstico: receta para reducir las emisiones de CO2

En esta información publicada por ecoagricultor, se señala claramente las ventajas que tiene el compostaje que cada uno de nosotros podemos hacer en nuestras casas. Con ese pequeño esfuerzo de no botar nuestra basura orgánica (conchas de frutas y vegetales, restos de café, té) y compostarla estamos contribuyendo activamente en reducir las emisiones de CO2 y conservar la capa de ozono. A reducir la contaminacación que la basura orgánica produce al ser depositada en los vertederos de basura muncicipales.
 

Amigos de la Tierra publica un informe, realizado por una consultora independiente, en el que compara las emisiones de CO2 producidas por los tratamientos habituales de la fracción orgánica de los residuos frente a la práctica del compostaje descentralizado.

El informe publicado analiza los sistemas de gestión de residuos desde su recogida hasta su traslado a planta. Así la asociación compara las emisiones de CO2 del tratamiento de la fracción orgánica en un vertedero, una incineradora, una planta de biometanización, una planta de compostaje y el compostaje doméstico.

El resultado final ha demostrado que en un proyecto tipo de compostaje doméstico, en el que participan 80 familias, se pueden ahorrar entre 800 kg. y 1 tonelada de gases de efecto invernadero al año, en comparación con el tratamiento de estos residuos en planta.
El compostaje doméstico es una práctica sencilla para la gestión de la fracción orgánica de los residuos. A través de la descomposición aerobia de estos residuos se obtiene compost, un abono de excelente calidad, en los propios domicilios de los participantes o en centros comunitarios próximos a los hogares. De esta manera se cierra sin necesidad de transporte el ciclo de los residuos orgánicos. Es por esto que su producción de emisiones de gases de efecto invernadero se puede considerar nula, según ha considerado la consultora independiente, InclamCO2.

El estudio abarca todos los factores relacionados con la huella de carbono, desde el agua utilizada hasta la electricidad y el transporte, siendo este último el mayor generador de gases de efecto invernadero. De esta conclusión se extrae la necesidad de contar con iniciativas de compostaje doméstico, así como con plantas de compostaje comunitarias y descentralizadas cercanas a los municipios.

El sistema actual de gestión de la fracción orgánica de los residuos es muy deficiente. Los biorresiduos se depositan en el contenedor resto, mezclándose con metales, plásticos y distintos desechos que permanecen en el producto obtenido. “Es necesario llevar a cabo una recogida selectiva a través del 5º contenedor o el puerta a puerta, si queremos contar con sistemas de compostaje eficientes y aprovechar las plantas de compostaje de las que ya disponemos en el Estado”, señaló Alodia Pérez, responsable del área de Recursos naturales de Amigos de la Tierra.

Amigos de la Tierra lleva realizando proyectos de promoción del compostaje doméstico desde hace quince años, llegando a más de 43.000 personas en más de 40 municipios. La reducción de emisiones de CO2 es una ventaja más que se suma a los beneficios ambientales, sociales y económicos que proporciona esta práctica.

Según Alodia Pérez, “la gestión de la fracción orgánica de los residuos es una de las más sencillas. Las administraciones públicas no deberían seguir perdiendo el tiempo y poner en marcha medidas efectivas, como el compostaje descentralizado y la separación de la fracción orgánica de los residuos urbanos en origen para asegurar la elaboración de compost de calidad adecuada”.

Proyecto desarrollado con la colaboración de la Fundación Biodiversidad, Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Fuente: http://www.ecoagricultor.com/el-compostaje-domestico-receta-para-reducir-las-emisiones-de-co2/

miércoles, 2 de octubre de 2019

PRODUCTOS DE LA LOMBRICULTURA ¿PROTEÍNA ANIMAL?



PRODUCTOS DE LA LOMBRICULTURA ¿PROTEÍNA ANIMAL?


El humus de lombriz se cotiza ya en el mercado como el mejor abono natural para las plantas, pero los expertos en lombricultura miran más allá, concretamente al valor de la carne de este invertebrado, comestible y de gran poder nutritivo.

En la actualidad, la carne de lombriz, con un 70-80% de proteínas, aminoácidos, oligoelementos y vitaminas, entre otros compuestos, sólo se usa como alimento para los animales, sobre todo de aves y peces. Sin embargo, sus características nutricionales se asemejan a las de los insectos que muchas culturas incluyen en su dieta diaria e incluso aprecian como un auténtico manjar. Alivia la fatiga y mejora la masa muscular.  Un informe de Naciones Unidas ya abogó por el consumo de insectos para mejorar la nutrición en el mundo, en lugar de aumentar la superficie dedicada a la agricultura en aras de atender la demanda alimenticia de más de 9.000 millones de personas que se espera para 2030.

Luis Fernández Brugos cría 350 millones de lombrices en una superficie de una hectárea y media ubicada en una explotación ganadera, donde produce humus de lombriz como fertilizante ecológico "para todo tipo de cultivos, plantas y árboles". Pero él mismo admite que la lombriz "se puede comer", de hecho en algunos países se utiliza lo que llaman harina de lombriz como complemento dietético o ingrediente de algunas recetas, porque "mejora la masa muscular, alivia fatigas y enriquece los tejidos".

El humus como abono natural se obtiene de la digestión que hacen las lombrices de la materia orgánica; "es el mejor fertilizante que existe, no contiene sustancias químicas y genera vida en el suelo, al que aporta millones de bacterias que lo hacen más fértil y sano". Por algo, recuerda Fernández Brugos, en la antigua Roma ya se utilizaba en agricultura y los egipcios consideraban a la lombriz un animal sagrado, al que atribuían la fertilidad del valle del Nilo. Pero "no todo el humus es igual, depende de lo que les eches de comer", ha reconocido el criador de lombrices; "en nuestro caso, la trazabilidad está garantizada, porque siempre utilizamos estiércol procedente de explotaciones ganaderas". Asegura que algunas explotaciones alimentan a sus lombrices con lodos de depuradora o con los sobrantes del triturado de pelets, lo que está desanimando a muchos agricultores, que ya de por sí son reacios a lo desconocido, a cambiar de compostaje. "El humus regula el PH del suelo"

Pero este criador no se cansa de explicar que el humus de lombriz no sólo alimenta a la planta, también la fortalece y protege frente a plagas, heladas y enfermedades: "las cosechas se incrementan como mínimo un 50%". Además, "regula el PH del suelo, lo descontamina, no huele y no aloja parásitos perjudiciales, sino millones de bacterias beneficiosas para el terreno, zinc, hierro, plomo, boro, magnesio, manganeso, siete veces más de nitrógeno que el estiércol, seis más de potasio y cinco más de fósforo". Por otro lado, un camión de humus equivale a diez camiones de estiércol para el campo y "se utiliza para todo" —cerezo, tabaco, pimiento, plantas de ornamentación— con la particularidad de que "por mucha cantidad que se eche no quema la planta".

Los 350 millones de lombrices de su finca de Peraleda de la Mata (Cáceres) son capaces de transformar en humus de cinco a seis millones de kilos de estiércol al año en ciclos de tres o cuatro meses, ya que "digieren su propio peso en estiércol a diario y depositan la mitad en forma de humus". Ello evita el depósito de gran cantidad de sustancias contaminantes, como el metano, que emiten CO2 y que cuando llueve se filtran a las aguas subterráneas, ha explicado.

Sus lombrices se reproducen "de forma exponencial", no se escapan mientras tengan comida, viven casi quince años, a los dos y medio se empiezan a reproducir —preferentemente con una humedad del 70 o el 80% y a temperaturas que oscilan entre los 12 y los 28 grados— y ponen un huevo cada semana. Para este experto en lombricultura, es una técnica con "mucho futuro" que aún debe superar "algunos mitos", como que las lombrices son dañinas para las plantas vivas. Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/2781988/0/derivados-lombriz-abono-salud-beneficios-alimento-perfecto-proteinas-lombricultura/#xtor=AD-15&xts=467263

martes, 1 de octubre de 2019

Fauna beneficiosa que en el lombricompostador trabaja con la lombrices rojas

Fauna beneficiosa en lombricultivo

Fuente:  http://www.lahuertinadetoni.es/fauna-beneficiosa-en-lombricultivo/
El canal youtube el Terregal de Ray
Elaboración roia 

Recopilación de animales beneficiosos que se pueden encontrar en nuestra  lombricompostador.



1. Mosca Soldado:  Sus larvas  en el compostero  pues se alimentan de materia orgánica  que las lombrices  aún no pueden digerir o incluso de la comida que no llegan a ingerir.  En general se presentan cuando la humedad supera el 90% y resisten temperaturas superiores a las que resisten las lombrices. Estas características hacen de la mosca soldador, la estrella del precompostaje. (ver nota sobre ese tema).  La vamos a observar en tres formas: larva cuando es de color beige, luego es pupa de color marrón (ver foto) y luego como mosca. Es importante resaltar que la mosca soldado no tiene nada que ver con la mosca doméstica que nos fastidia en nuestros hogares, no se acercan a los alimentos, porque ni siquiera tienen boca. Solo salen a buscar otra mosca para aparearse y no suelen alejarse mucho de los lombricarios. En resumen no fastidian y en contraparte sus beneficios son muchos para el proceso de lombricompostaje.
 cqs1270619036m
2. Colémbolos:
Son muy comunes y diminutos, pueden ser de color gris azulado o blancos. Ayudan a descomponer la materia orgánica para que las lombrices la digieran mejor. Algunos viven encima del lixiviado de lombriz. Son un indicador de humedad, si hay muchas, tantas que se ven grandes manchas de ellas. Es que la humedad del lombricario es muy alta y sería bueno agregar mas "marrones". Pero la presencia de los colémbolos no es un problema en el lombricario.
3. Bichos bolita:
Estos crustáceos terrestres, se alimentan de la materia orgánica hasta reducirla por completo, favoreciendo también la ingesta a las lombrices.

4. Las tijeretas
También son insectos que necesitan la humedad para poder respirar, alimentándose de materia orgánica en descomposición. Estos pueden generar hasta un  vermicompuesto parecido al de la lombriz. Se identifican porque en su parte posterior tienen una antenas, que parecen tijeras.
_MG_6566

5. Tisanuros:
Conocidos como pececillos de plata, estos pequeños insectos se alimentan de cualquier sustancia orgánica que tenga almidón, así que si hechas muchas pieles de papas o patatas en tu lombricompostera, no es de extrañar que te aparezcan.
Clipboard03

6. Dipluros:
Se alimentan de materia orgánica, hongos y pequeñisimas presas que encuentran en el compost.
0_24033

7. Sínfilos:
Miden escasos milímetros y como la mayoría de los invertebrados que viven en el suelo carece de pigmentación.  Se alimentan de materia vegetal en descomposición.
Escutigerelidos

8. Cucarachas:
Es normal y frecuente que nos aparezcan cucarachas pues es un hábitat ideal para vivir y con comida. Esta que les muestro a continuación es muy común verla en jardines, debajo de las macetas y preferiblemente come plantas en descomposición.
_MG_1713

9. Tijeretas:
Las tijeretas que suelen vivir con nuestras lombrices se alimentan de restos vegetales.
_MG_4574 (1)

10. Escarabajos:
Se alimentan de materia orgánica muy avanzada en descomposición, cumplen su ciclo vital y no molestan a las lombrices.
233 (532)

11. Ácaros:
Se pueden encontrar sobretodo en las cáscaras de la fruta, unos puntitos rojos de aspecto redondeado en grandes cantidades.  No se preocupen, son ácaros que se alimentan de lo mismo que todos los animales anteriormente descritos.
_MG_4574 (2)

12. Opogona sacchari
Es una polilla cuyas larvas se alimentan sobretodo de tallos y troncos, nos viene genial si añadimos ramas de poda.
_MG_4551 233 (533)

13. Milpies:
Estos simpáticos miriápodos son herbívoros, por lo que en una lombricompostera, no tendremos problemas con ellos.
14092480824_d77b26c3b2_b

14. Drosophilas:
Conocidas como moscas de la fruta, estos pequeños dípteros, viven prácticamente en la fruta podrida o en descomposición. A las lombrices no  les afecta negativamente, a nosotros puede que un exceso nos moleste. Tapando con tierra la fruta que se añade a la lombricompostera puede ser un remedio muy efectivo para evitarlas.
_MG_1636