domingo, 17 de junio de 2018



TALLER DE LOMBRICULTURA DOMÉSTICA
07 DE JULIO 2018 

Justificación: La lombricultura es una biotecnología sencilla y económica que permite a las familias comprometidas con la conservación de la naturaleza,  contribuir de manera sencilla pero efectiva en su sustentabilidad. Se trata de que mediante el trabajo de las lombrices rojas, se  transforman los residuos orgánicos que producen las familias en uno de los mejores biofertilizantes conocidos, el humus de lombriz.
Objetivo General: Al terminar el taller l@s participantes serán capaces de instalar y mantener un  lombricario doméstico  donde reciclen los restos orgánicos vegetales de sus hogares  y produzcan humus de lombriz  
Objetivos específicos
El participante al terminar el taller habrá alcanzado los siguientes objetivos
1.- Conocer la definición de lombricultura, sus antecedentes, modalidades, beneficios y potencialidades
2.- Elaborar   con materiales reciclables un lombricario (envase donde viven las lombrices)  doméstico que cumpla con los requerimientos para un funcionamiento idóneo.   
3.-Conocer las principales características de la lombriz roja y las condiciones que debe tener el lombricario para asegurar que las lombrices crezcan y se reproduzcan de manera óptima.
 4.- Conocer el proceso de producción del humus de lombriz, los indicadores de calidad y la forma de utilizarlo.
5.- Producir humus sólido y líquido   
Programa
1.- Antecedentes de la lombricultura
1.1 Definiciones y términos
1.1. La lombricultura en la historia
1.2 La lombricultura en América del Sur y  Venezuela
1.4 La lombricultura, la biotecnología del S XXI

2.- La lombriz roja
2.1 Características fundamentales
2.2 El lombricario. Condiciones de funcionamiento 
2.3 Problemas en el lombricario  y sus soluciones
2.4 El lombricario un pequeño ecosistema

3.- El proceso de humificación en el lombricario
3.1 Definición y características
3.2 El humus de lombriz. El proceso de producción  
3.3  Indicadores de calidad
3.4 Forma de utilización

Estrategia docente
El taller se dictará en modalidad semi presencial, consta de 2 clases presenciales  y 4 semanas teórico –prácticas donde l@ participantes en el horario de su conveniencia y en base a una guía de ejercicios,   material de lectura  y consultas por correo electrónico y/o washap a la profesora, realizaran actividades prácticas en sus lombricarios que les permitirán consolidar los conocimientos teóricos.
Duración
Cuatro (4) semanas entre el sábado 07 de julio  (actividad presencial inicial) y el sábado 04 de agosto 2018  (actividad presencial de cierre)
Requisitos
L@s participantes deben asistir por lo menos a la actividad inicial a realizarse en el marco de la Feria Conuquera Agroecológica en el parque Los Caobos, contar  con acceso a una computadora y/o celular con acceso a internet donde puedan hacer consultas a la profesora vía washapp, poder bajar y leer  los materiales (guía de ejercicios y materiales de lectura)
Costo:
Doscientos cincuenta mil  (250.000 Bs) inscripciones hasta el 30 de junio 2018.
Trescientos mil  (300.000 Bs) inscripciones entre  el 01  y el 05 de julio 2018. 
El costo  incluye el Pie de Cría de lombriz roja (Eisenia Foetida),  dos clases presenciales (2 horas académicas c/u)  y las consultas que requieran l@s participantes (vía correo electrónico y washapp)  durante el lapso del curso.
Forma de Pago
Transferencia Cuenta Ahorro Mercantil Ahorro 01050644167644015981 Marianela Carrillo C.I 5019786 correo lombrizrojacaracas@gmail.com. Enviar pantallazo o número al correo electrónico.

El 02 de Junio se inició el III Taller de Lombricultura Doméstica


El sábado 02 de junio se inició  a las 9 am  el III Taller de Lombricultura Doméstica en el Parque Los Caobos de Caracas, dentro del marco de la Feria Conuquera Agroecológica.

Los participantes tuvieron interesantes intervenciones y se mostraron muy entusiasmados en iniciarse en el mundo de la lombricultura.  Se les entregó  el pie de cría de lombriz roja (Eisenia foetida) y pudieron ver la demostración práctica de como elaborar un lombricario artesanal y preparar el precompostaje como alimento seguro y apetitoso para las lombrices. En las próximas 4 semanas de junio, irán realizando ejercicios en sus casa apoyados por la profesora y por los materiales de lectura y manuales.

Pie de cría (Eisenia foetida) 

domingo, 13 de mayo de 2018

TALLER DE LOMBRICULTURA DOMÉSTICA SE INICIA EL SÁBADO 02 DE JUNIO 2018. INSCRIPCIONES ABIERTAS



TALLER DE LOMBRICULTURA DOMÉSTICA

Justificación: La lombricultura es una biotecnología sencilla y económica que permite a las familias comprometidas con la conservación de la naturaleza,  contribuir de manera sencilla pero efectiva en su sustentabilidad. Se trata de que mediante el trabajo de las lombrices rojas, se  transforman los residuos orgánicos que producen las familias en uno de los mejores biofertilizantes conocidos, el humus de lombriz.
Objetivo General: Al terminar el taller l@s participantes serán capaces de instalar y mantener un  lombricario doméstico  donde reciclen los restos orgánicos vegetales de sus hogares  y produzcan humus de lombriz  
Objetivos específicos
El participante al terminar el taller habrá alcanzado los siguientes objetivos
1.- Conocer la definición de lombricultura, sus antecedentes, modalidades, beneficios y potencialidades
2.- Elaborar   con materiales reciclables un lombricario (envase donde viven las lombrices)  doméstico que cumpla con los requerimientos para un funcionamiento idóneo.   
3.-Conocer las principales características de la lombriz roja y las condiciones que debe tener el lombricario para asegurar que las lombrices crezcan y se reproduzcan de manera óptima.
 4.- Conocer el proceso de producción del humus de lombriz, los indicadores de calidad y la forma de utilizarlo.
5.- Producir humus sólido y líquido   
Programa
1.- Antecedentes de la lombricultura
1.1 Definiciones y términos
1.1. La lombricultura en la historia
1.2 La lombricultura en América del Sur y  Venezuela
1.4 La lombricultura, la biotecnología del S XXI

2.- La lombriz roja
2.1 Características fundamentales
2.2 El lombricario. Condiciones de funcionamiento 
2.3 Problemas en el lombricario  y sus soluciones
2.4 El lombricario un pequeño ecosistema

3.- El proceso de humificación en el lombricario
3.1 Definición y características
3.2 El humus de lombriz. El proceso de producción  
3.3  Indicadores de calidad
3.4 Forma de utilización

Estrategia docente
El taller se dictará en modalidad semi presencial, consta de 2 clases presenciales  y 4 semanas teórico –prácticas donde l@ participantes en el horario de su conveniencia y en base a una guía de ejercicios,   material de lectura  y consultas por correo electrónico y/o washap a la profesora, realizaran actividades prácticas en sus lombricarios que les permitirán consolidar los conocimientos teóricos.
Duración
Cuatro (4) semanas entre el sábado 02 de junio (actividad presencial inicial) y el sábado 07  de julio (actividad presencial de cierre) 
Requisitos
L@s participantes deben asistir por lo menos a la actividad inicial a realizarse en el marco de la Feria Conuquera Agroecológica en el parque Los Caobos, contar  con acceso a una computadora y/o celular con acceso a internet donde puedan hacer consultas a la profesora vía washapp, poder bajar y leer  los materiales (guía de ejercicios y materiales de lectura)
Forma de Pago
Transferencia Cuenta Ahorro Mercantil Ahorro 01050644167644015981 Marianela Carrillo C.I 5019786 correo lombrizrojacaracas@gmail.com. Enviar pantallazo o número al correo electrónico. 

viernes, 11 de mayo de 2018

La lombricultura, la biotecnología del Siglo XXI

La lombricultura suele asociarse principalmente a la producción de humus de lombriz. Dejando de lado el inmenso potencial que la lombricultura de por sí posee y el potencial que tiene ese pequeño animal, como lo es la lombriz de tierra.

Para tener idea de ese potencial, que nos hace afirmar sin temor a equivocarnos, que la lombricultura es la biotecnología del S XXI. Veamos algunos de los servicios y productos que de la lombricultura nos puede aportar.

1.- Humus de lombriz
2.- Alimento para animales
3.- Procesamiento de los restos orgánicos domésticos (lombricultura doméstica)
4.- Tratamiento de aguas servidas
5.- Procesamiento de los restos orgánicos urbanos (tratamiento de los restos de las ciudades)
6.- Lombricultura industrial. Servicio de tratamiento de efluentes de industrias
7.- Material didáctico para la enseñanza de niñ@s y jóvenes de biología, geografía
8.- Insumo para la industria farmacéutica
9.- Material para investigaciones médicas
10.- Como mascotas
11.- Como alimento para las personas.

En sucesivas notas iremos profundizando en cada una de estas potencialidades y estamos seguros que se sorprenderán

PRODUCTOS DE LA LOMBRICULTURA ¿PROTEÍNA ANIMAL?



PRODUCTOS DE LA LOMBRICULTURA ¿PROTEÍNA ANIMAL?


El humus de lombriz se cotiza ya en el mercado como el mejor abono natural para las plantas, pero los expertos en lombricultura miran más allá, concretamente al valor de la carne de este invertebrado, comestible y de gran poder nutritivo.

En la actualidad, la carne de lombriz, con un 70-80% de proteínas, aminoácidos, oligoelementos y vitaminas, entre otros compuestos, sólo se usa como alimento para los animales, sobre todo de aves y peces. Sin embargo, sus características nutricionales se asemejan a las de los insectos que muchas culturas incluyen en su dieta diaria e incluso aprecian como un auténtico manjar. Alivia la fatiga y mejora la masa muscular.  Un informe de Naciones Unidas ya abogó por el consumo de insectos para mejorar la nutrición en el mundo, en lugar de aumentar la superficie dedicada a la agricultura en aras de atender la demanda alimenticia de más de 9.000 millones de personas que se espera para 2030.

Luis Fernández Brugos cría 350 millones de lombrices en una superficie de una hectárea y media ubicada en una explotación ganadera, donde produce humus de lombriz como fertilizante ecológico "para todo tipo de cultivos, plantas y árboles". Pero él mismo admite que la lombriz "se puede comer", de hecho en algunos países se utiliza lo que llaman harina de lombriz como complemento dietético o ingrediente de algunas recetas, porque "mejora la masa muscular, alivia fatigas y enriquece los tejidos".

El humus como abono natural se obtiene de la digestión que hacen las lombrices de la materia orgánica; "es el mejor fertilizante que existe, no contiene sustancias químicas y genera vida en el suelo, al que aporta millones de bacterias que lo hacen más fértil y sano". Por algo, recuerda Fernández Brugos, en la antigua Roma ya se utilizaba en agricultura y los egipcios consideraban a la lombriz un animal sagrado, al que atribuían la fertilidad del valle del Nilo. Pero "no todo el humus es igual, depende de lo que les eches de comer", ha reconocido el criador de lombrices; "en nuestro caso, la trazabilidad está garantizada, porque siempre utilizamos estiércol procedente de explotaciones ganaderas". Asegura que algunas explotaciones alimentan a sus lombrices con lodos de depuradora o con los sobrantes del triturado de pelets, lo que está desanimando a muchos agricultores, que ya de por sí son reacios a lo desconocido, a cambiar de compostaje. "El humus regula el PH del suelo"

Pero este criador no se cansa de explicar que el humus de lombriz no sólo alimenta a la planta, también la fortalece y protege frente a plagas, heladas y enfermedades: "las cosechas se incrementan como mínimo un 50%". Además, "regula el PH del suelo, lo descontamina, no huele y no aloja parásitos perjudiciales, sino millones de bacterias beneficiosas para el terreno, zinc, hierro, plomo, boro, magnesio, manganeso, siete veces más de nitrógeno que el estiércol, seis más de potasio y cinco más de fósforo". Por otro lado, un camión de humus equivale a diez camiones de estiércol para el campo y "se utiliza para todo" —cerezo, tabaco, pimiento, plantas de ornamentación— con la particularidad de que "por mucha cantidad que se eche no quema la planta".

Los 350 millones de lombrices de su finca de Peraleda de la Mata (Cáceres) son capaces de transformar en humus de cinco a seis millones de kilos de estiércol al año en ciclos de tres o cuatro meses, ya que "digieren su propio peso en estiércol a diario y depositan la mitad en forma de humus". Ello evita el depósito de gran cantidad de sustancias contaminantes, como el metano, que emiten CO2 y que cuando llueve se filtran a las aguas subterráneas, ha explicado.

Sus lombrices se reproducen "de forma exponencial", no se escapan mientras tengan comida, viven casi quince años, a los dos y medio se empiezan a reproducir —preferentemente con una humedad del 70 o el 80% y a temperaturas que oscilan entre los 12 y los 28 grados— y ponen un huevo cada semana. Para este experto en lombricultura, es una técnica con "mucho futuro" que aún debe superar "algunos mitos", como que las lombrices son dañinas para las plantas vivas. Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/2781988/0/derivados-lombriz-abono-salud-beneficios-alimento-perfecto-proteinas-lombricultura/#xtor=AD-15&xts=467263

Planta de tratamiento a partir de lombrices californianas.

Llaryora distinguirá al creador de la planta de lombrices en Villa Carlos Paz

El ministro de Industria y Comercio, Martín Llaryora arribará a nuestra ciudad para distinguir al Ingeniero Argónomo, Daniel Blando, constructor de una planta de tratamiento a partir de lombrices californianas.

Llaryora distinguirá al creador de la planta de lombrices en Villa Carlos Paz
Villa Carlos Paz.- El ministro de Industria y Comercio, Martín Llaryora arribará a nuestra ciudad para distinguir al Ingeniero Argónomo, Daniel Blando, constructor de una planta de tratamiento a partir de lombrices californianas.
Ayer, Blando al enterarse de la distinción que le otorgará el ministro Llaryora relató como funciona la planta. "Este sistema se denomina lombrifiltro sistema Toa, de leche filtrante que tiene una carga mineral, una carga orgánica, que es la viruta y arriba el participante principal que son las lombrices. En un metro cuadrado las lombrices pueden llegar a consumir de dos kilos a tres de materia orgánica por día, entonces se riega el efluente sobre el filtro, ahí es retenido todo el material contaminante y las lombrices con tiempo se encargan de consumirlo y luego actúan las bacterias que se encuentran en el filtro, dijo el profesional.

Blando ya había sido elogiado por el municipio carlospacense y la visita de Llaryora le dará un impulso provincial. Pero la visita del ministro que más visita la región promoviendo la pequeñas y medianas empresas y comercios, impulsará los créditos que el Banco de Córdoba lanzó para las refacciones en viviendas y luego cerrará su visita con un almuerzo con los integrantes de la Comisión Directiva de la Asociación Hotelera.

Las lombrices, una alternativa para reciclar la basura orgánica en abono

Las lombrices, una alternativa para reciclar la basura orgánica en abono  

Crece el interés por esta actividad, que se diversifica en abierto beneficio del medio ambiente y los agricultores


EL LICENCIADO EN ECOLOGÍA HORACIO P. DE BELÁUSTEGUI ENSEÑA EL ARTE DE LA LUMBRICULTURA HACE MÁS DE DOS DÉCADAS Y ASEGURA QUE SI LOS DESECHOS ORGÁNICOS SE RECICLAN EN LA CASA EVITAMOS LA CONTAMINACIÓN Y OBTENEMOS UN PODEROSO ABONO NATURAL


Menú del día: una buena cantidad de desperdicios de frutas y verduras, migajas de pasteles y pan, y una ración de estiércol de gallina o conejo, mezclada con hojas, césped recién cortado y restos de café. Miles de lombrices rojas “californianas” se arrastran dentro de cajones de verdura en el patio de la Fundación Biosfera, cerca del Hospital de Niños. Esperan deseosas el manjar que el ecólogo platense Horacio P. de Beláustegui preparó para alimentarlas. El banquete lleva ya un mes de maduración y quedó convertido en una composta que está lista para ser consumida. Las voraces lombrices, que llegan a ingerir por día hasta una cantidad de comida equivalente a su propio peso, lo devolverán a la tierra convertido en un poderoso abono natural, al que se conoce como “humus de lombriz” o “vermicompost”.
Hay muchas formas de hacer lumbricultura. El humus de lombriz que se produce ayuda a las plantas a crecer, a la vez que mejora la fertilidad del suelo
Gracias a esa cualidad de su incansable sistema digestivo, estos anélidos han reivindicado en las últimas décadas su rol en el equilibrio del planeta, desde que se redescubrió su potencial como procesadores naturales de basura orgánica. ¿Cómo lo hacen? Simplemente las lombrices ingieren todos los residuos y luego que pasan por su aparato digestivo, sus excreciones se convierten en un lombricompuesto que ofrece muchos beneficios a las plantas.
“Estimula el crecimiento, aporta nutrientes y hay ensayos que muestran que se obtienen mejores rendimientos en plantaciones de lechuga y tomate. Además, a diferencia de los fertilizantes químicos, contribuye a la protección del ambiente. Por centímetro cuadrado hay millones de colonias de bacterias y microorganismos que enriquecen el suelo con la biodiversidad”, dice de Beláustegui, mientras levanta un puñado de lombrices en plena faena.
Ese es hoy el principal potencial de la lumbricultura, una actividad que despierta un interés creciente, al ritmo que en el mundo aumenta la preocupación por el desarrollo sustentable y el medio ambiente. Es que no sólo constituye una sana alternativa para reciclar en el hogar basura orgánica, de naturaleza vegetal, sino que en algunos casos, hasta es posible generar ganancias con un emprendimiento de bajo costo.
En La Plata hay al menos dos empresas que se dedican a la producción y venta de humus de lombriz. Se comercializa por kilo y por volumen. En el mercado, y dependiendo del productor, una bolsa de unos 50 litros se consigue a un precio que varía entre 50 y 100 pesos. «Pero el costo de producción es mínimo», resaltan.
“Cuando uno quiere desarrollar la lumbricultura a través de una PyME, debe mensurar qué es lo que tiene (es decir los elementos básicos) y adónde apunta con la producción -explica de Beláustegui-. Una unidad productiva de dos metros de largo y un metro de ancho, por medio metro de alto, en nueve meses nos va a generar algo así como 600 kilos de lombricompuesto y habrá consumido aproximadamente una tonelada y media de materia orgánica”, sostiene de Beláustegui.
AMPLIA GAMA DE APLICACIONES
Son muchas más las personas que año tras año toman cursos y se involucran en una labor que ofrece un variado abanico de otras aplicaciones: se cultivan lombrices para venderlas como carnada de pesca, para alimentar a otros animales (por su alto valor proteico), para fabricar harinas y, en algunas casos, para el tratamiento de grandes concentraciones de desechos orgánicos, como las basuras procedentes de las ciudades.
“Hay muchas formas de hacer lumbricultura. Puede hacerse en un balde en la casa, a nivel doméstico, o en grandes extensiones, a nivel industrial”, explica Martín Nigoul, quien durante cuatro años practicó esta actividad en el Zoológico de La Plata para favorecer el crecimiento de la flora del parque.
“Nosotros juntábamos el estiércol a diario -recuerda Nigoul-. Usábamos el estiércol del elefante y de los dos rinocerontes que había en ese entonces. Teníamos «camas» de cuatro por tres metros, y ahí hacíamos la explotación, dividiendo el sector por la mitad. Cuando de un lado estaba listo (el proceso) se sacaban las lombrices y se ponían del otro”.
“Lo hacíamos de forma artesanal”, cuenta Nigoul. Es que aparte de las “camas” donde se realizaba la explotación, lo único que necesitaban “era una carretilla para el estiércol y una horquilla para mover el material”.
El lombricompuesto es muy apreciado por los agricultores debido, además, a que crea un hábitat desfavorable para los parásitos y las plagas. “También se usa para enriquecer terrenos que quedaron desnaturalizados por el abuso de fertilizantes químicos o decapitados por eliminación de horizontes fértiles”, explica de Beláustegui.
OPCION PARA EL HOGAR
Pero para el ecólogo platense lo más importante es que la lumbricultura permite reciclar buena parte de los desechos hogareños. “Con dos cajoncitos, en un patio muy pequeño, una persona puede hacerse cargo de la parte orgánica de los residuos de su casa, a la vez que genera un buen compost para sus propias plantas”, dice el experto, que desde 1994 dicta cursos de lumbricultura. “Con dos cajoncitos, en un patio muy pequeño, una persona puede hacerse cargo de la parte orgánica de los residuos de su casa, a la vez que genera un buen compost para sus propias plantas”
¿Qué hace falta para empezar? No mucho. Lo primero, claro, es capacitarse. Luego quedan unos pocos pasos. Conseguir las lombrices no representa un esfuerzo mayúsculo: pueden comprarse en puestos especializados o a través de Internet, donde unas 2000 lombrices californianas (su nombre científico es Eisenia foetida) se venden a 130 pesos. También comercializan kits ya preparados, que incluyen la caja lombricera, bolsas con humus en elaboración y muestras de vermicomst listo para utilizar, a modo de prueba. Todo eso por un valor que no supera los 200 pesos.
Una vez adquiridas se reproducen fácilmente y en ciertas condiciones cuadriplican su población cada tres meses. Además son más dóciles de lo que se imagina: mientras tengan comida y espacio, no se escapan. Se calcula que, en promedio, en 24 horas un kilo de este tipo de lombriz puede procesar mil gramos de basura orgánica, ya que expulsa entre el 50 y el 60 por ciento de lo que digiere convertido en abono natural.
EN CASA, PASO A PASO
“Esto se puede hacer en la casa de cualquiera. No se necesita una infraestructura gigante ni mucho menos”, insiste de Beláustegui, mientras muestra un folleto de la fundación de calle 16 entre 65 y 66, donde se detallan los pasos básicos de uno de los tantos métodos para hacer lumbricultura en el hogar.
Manos a la obra. «Esto empieza por separar en la casa residuos de naturaleza orgánica vegetal de lo que no es orgánico. Lo orgánico es todo lo que surge de la cocina, del césped, la poda, el mate, las cáscaras», explica. «Eso es lo que se va a compostar y se va a transformar en el alimento de las lombrices. En realidad, no es sólo eso, sino que formará todo un ecosistema integrado por bacterias y hongos que se recicla en el lombricompuesto, que son las heces de las lombrices».
Hay que elegir bien el recipiente para el lumbricario. Se puede armar en un cantero, en una caja o en un cajón. Especialistas explican que un error habitual que suelen cometer quienes se inician en la lumbricultura sin demasiados conocimientos, consiste en utilizar recipientes no aireados, que se degradan, no permiten extraer los jugos que genera el proceso, tienen olor y atraen insectos. Una opción es utilizar cajones de verduras, a los que se debe revestir con media sombra y luego cubrir con una capa de paja.
El siguiente paso consiste en colocar diariamente los residuos orgánicos. ¿Qué desperdicios se pueden compostar? La lista es larga e incluye la mayoría de los residuos de alimentos, aunque no se puede utilizar carne (ver infografía). Después, hay que tapar los desechos con una nueva capa de paja y finalmente poner encima otra media sombra, para impedir que las moscas pongan huevos.
En este punto, el de la fermentación, hay que armarse de un poco de paciencia: recién después de alrededor de un mes de actividad microbiológica, la materia orgánica se habrá transformado en una composta lista para alimentar a las lombrices. Como estos animales carecen de sistema masticatorio, sólo ingieren cosas blandas y frescas y por eso es necesario procesarles todo biológicamente.
Aquí es donde entran en acción las lombrices californianas. Su incansable tarea se desarrollará durante 8 meses, lapso en que su complejo sistema digestivo habrá contribuido a producir el abono orgánico que, tras una previa tamización, se puede usar para las plantas o para comercializar. Ojo, el humus obtenido se mezcla con la tierra; no se debería plantar directamente en él.
“Una vez que está terminado el proceso, las lombrices se van solas. Migran a los otros cajones porque van detrás del alimento y espacio. Tienen hábitos nocturnos; cuando llueve migran”, cuenta de Beláustegui.
Ya bien entrado el siglo XXI, en una época en que la desertificación avanza sobre el planeta y en la que el manejo de los desechos orgánicos se ha convertido en un problema urgente, las lombrices reivindican su papel y recuperan el rol que ya les habían asignado los antiguos griegos hace miles de años: el de ser «los intestinos de la tierra».
Temperatura
Las lombrices no soportan los extremos de temperatura. “Son animales resistentes dentro de algunos parámetros. Cuando hace frío no pueden vivir porque las bacterias no viven y más allá de los 42º se mueren. Entre los 15 y los 30º se pueden desarrollar muy bien”, explica Martín Nigoul